La sécurité en hors piste WEDZE

La seguridad fuera de pistas

(3)

El placer de deslizarse montaña abajo disfrutando de unos paisajes vastos y excepcionales proporciona grandes sensaciones y emociones a los deportistas. Esta impresión de libertad y felicidad es muy preciada por los adeptos a las sensaciones fuertes. No obstante, no hay que olvidar ningún aspecto.

Practicar fuera pista puede ser arriesgado si no se controlan todos los peligros; para lanzarse montaña a través, hay que ser un esquiador o snowboarder experto, curtido en todas las pistas y perfectamente cómodo en las más difíciles.
Aquí tienes algunos consejos para los aprendices de freeriders.


MATERIAL NECESARIO

Fuera pistas bajarás por nieve en polvo, no apisonada, para ello necesitas un material adecuado para disfrutar de unas sensaciones óptimas y, especialmente, pasar sin problemas por la nieve profunda. Además, debes recordar los peligros de fuera pista, como los aludes o los elementos naturales no visibles (árboles, rocas).

El material que todo practicante de fuera pista debe llevar es:

  • esquís o snow muy anchos, con una buena superficie de sustentación para no hundirte en la nieve en polvo
  • un casco, indispensable en caso de caída, especialmente en zonas rocosas
  • una protección dorsal, para reducir los impactos en las caídas de espalda
  • un ARVA, Aparato detector de víctimas de avalancha, emisor y receptor de ondas
  • una sonda, para localizar el lugar y la profundidad a la que se encuentra la víctima en caso de alud
  • una pala, para cavar el agujero y desenterrar a la víctima rápidamente.

 

Además de este equipamiento necesario, se recomienda llevar algo de comida, agua y una manta por si te ves obligado a pasar la noche en la montaña.


EL TRUCO DE WED'ZE

Practica el uso del ARVA en los ARVA parks: es indispensable saber utilizarlo antes de una salida fuera pista, tanto para que te localicen como para localizar a otros freeriders.


ANTES DE SALIR

En la montaña, y especialmente fuera pista, las condiciones climáticas son determinantes. Antes de cada salida, es importante conocer la previsión meteorológica y el riesgo de aludes.
El viento, las caídas de nieve y la variación de temperaturas son factores que influyen en el desencadenamiento de los aludes.
El riesgo de aludes se clasifica en una escala del 1 (bajo) a 5 (muy alto), te los explicamos:

Riesgo 1: Bajo
El manto de nieve está muy estable. Es posible que se produzcan deslizamientos pero solo se desencadenaría un alud si se produjera una sobrecarga fuerte en pendientes muy empinadas.

Riesgo 2: Moderado
El manto de nieve está muy estable excepto en algunas pendientes empinadas. Es posible que se desencadenen aludes provocados por fuertes descargas en las pendientes empinadas.

Riesgo 3: Notable
El manto de nieve solo está moderada o débilmente estabilizado en numerosas pendientes. Se pueden desencadenar aludes por sobrecargas débiles y en ciertas situaciones es posible que se desencadenen aludes espontáneamente.

Riesgo 4: Fuerte
El manto de nieve no está estabilizado en la mayoría de pendientes. Se prevén múltiples desencadenamiento de aludes de tamaño medio o grande.

Riesgo 5: Muy fuerte
Incluso en zonas con poca pendiente, se pueden desencadenar aludes.

Nunca hay que correr riesgos; a partir del riesgo 2, es mejor renunciar a la salida de Freeride hasta que las condiciones meteorológicas sean más favorables.

EL TRUCO DE WED'ZE

Dile a alguien por dónde irás y a qué hora volverás aproximadamente. Si te encuentras con nieve o lluvia no prevista, da media vuelta. No vuelvas solo a un lugar donde hayas ido con un profesional, las condiciones pueden haber cambiado o ser más peligrosas.

¡Ve con algún experto en tus primeras salidas!Si no conoces bien la montaña, sal con profesionales expertos (guías y monitores), que conozcan todos los rincones de la montaña.

Thierry PAULIN (ES)
Jefe de producto
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
Consejos de Wed'ze
Comment choisir son casque de ski WEDZE

Ni los esquiadores novatos ni los experimentados se salvan de las caídas.

(28)
HAUT DE PAGE