WEDZE Freestyle : les conseils d'une championne

Freestyle: los consejos de una campeona

(3)

Marie Martinod, colaboradora técnica de Wed’ze y subcampeona olímpica de Half-Pipe, te explica en exclusiva sus consejos para descubrir el freestyle:

Nos vamos a vivir una buena jornada de Freestyle con un objetivo: ¡divertirnos! Para mí, la diversión siempre es mejor si es compartida. Tenemos una cita, tus compañeros van contigo y solo hay una consigna: pasarlo bien... el snowpark es vuestro, ¿dispuesto para darlo todo?

 

 

El material

Es importante elegir el material adecuado. Para probar por primera vez el Freestyle, necesitas un par de esquís con una doble espátula más bien flexible y más bien corta, que podrás manejar fácilmente.

Por supuesto, no te olvides del casco y de la protección dorsal, y elige unos bastones cortos para reducir el riesgo de lesionarte el hombro.

 

El calentamiento

Una vez equipado, llega el momento del calentamiento, que, como no me cansaré nunca de repetir, es muy útil.

Tienes que preparar el cuerpo para los posibles movimientos que no está acostumbrado a hacer y estar en una buena condición física para sentirte más a gusto.

Así que te recomiendo un calentamiento en interior antes de subirte a los esquís.

 

Empieza por el cuello, haciendo simplemente los movimientos del "sí" y del "no" con la cabeza. Luego, haz giros con los brazos para movilizar los hombros, y luego giros con la pelvis, con las manos colocadas en las caderas y sin miedo a insistir en la amplitud de los giros, aunque te sientas un poco ridículo. No importa, el ridículo no mata y, en cambio, un buen calentamiento te evitará tener que dejar la práctica... Acaba con unas diez flexiones tipo «sentadillas».

 

Como ya he dicho, y nunca repetiré lo suficiente, el calentamiento es primordial. Así que vuelve a repetirlo, para estar totalmente seguro de que el cuerpo se haya calentado bien.

 

 

¡Ahora, rumbo al Snowpark!

En general, el Snowpark está a rebosar de lo que los norteamericanos llaman «Park Rat’s». Es decir, «las ratas del parque», esos especímenes extrañamente ataviados, que se mueven en todas direcciones y que se conocen la más mínima elevación de memoria.

 

¡¡¡No te dejes intimidar!!! El parque es un lugar abierto a todo el mundo y pensado para divertirse. No hay ninguna regla extravagante y desconocida. De lo que se trata es de respetar el turno de salida y, sobre todo, de no permanecer detrás de un módulo. Si quieres pararte, tienes que apartarte de la zona donde acaban los saltos para evitar cualquier riesgo de colisión.

 

Elige los módulos adaptados a tu nivel. Normalmente están indicados como las pistas: verdes, azules, rojos y negros.

Para mayor seguridad, deja pasar a una o dos personas delante de ti para valorar el impulso de salida y, con ello, la velocidad adecuada para llegar al salto o al box (módulo generalmente bastante largo, un poco ancho, pensado para deslizarse por encima en esquí o en snowboard).

 

Llega siempre con energía y adelantado, apoyado sobre las lengüetas de las botas, y listo para impulsarte. Atención a las arcadas que te entrarán al separarte del suelo, y mantén el cuerpo firme y recogido para el aterrizaje.

 

Al saltar, para aterrizar suavemente, trata de superar la parte plana que hay después del montículo para caer en la zona de pendiente.

 

Para familiarizarte, trata de coger el box en una posición centrada, sin realizar giros. Intenta mantener los pies separados a una distancia similar a la de la pelvis.

 

Por último, ¡acuérdate del niño que llevas dentro y confía en él! La mitad de tu éxito está en sus manos... ¡Diviértete!

Marie Martinod (ES)
Subcampeona olímpica de Half-Pipe y colaboradora técnica de Wed'ze
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
HAUT DE PAGE