WEDZE Choisir les skis de votre enfant

Elegir bien los esquís de los niños

(17)

Equipar a un niño para practicar deportes de invierno a veces puede ser todo un reto. ¿Cómo hay que escoger la longitud, las fijaciones, el estilo? Hay dos criterios principales a tener en cuenta: la altura y el nivel. ¡Descubre nuestros trucos para equipar eficazmente a tus futuros campeones!


¡Unos esquís pequeños para deslizarse como los mayores!

¿Tu hijo está empezando? Oriéntalo hacia unos esquís cortos y flexibles, ya que son más manejables. Un deslizamiento controlado es una garantía de que rápidamente se pondrá a esquiar sin miedo. En concreto, puedes escoger un par de esquís que tengan de 15 cm a 5 cm menos que su altura.

Cuanto más progresos haga el niño , más largo puede ser el esquí. ¿Cuál es el objetivo? Que el niño se sienta realizado con unos esquís adaptados a su altura cuando sea adulto. Si mide 1,30 m, puedes elegir unos esquís de 1,15 m (para un principiante) a 1,25 m.


¿Qué forma de esquí hay que elegir para un niño?

Hace unos años, los esquís clásicos y rectos eran los únicos que se llevaban. Hoy en día, el esquiador puede elegir entre diferentes formas, diferentes anchos... ¡y no siempre es fácil escoger los más adecuados!

De todos modos, puedes estar tranquilo, la forma de los esquí de tu hijo importa poco. ¡Ya tendrá tiempo de elegir su escuela cuando se haya convertido en el rey de las pistas! Aunque en los últimos años se ha impuesto una tendencia para los esquís de los pequeños: el «rocker» en espátula. Se trata de unos esquís con una espátula que se eleva del suelo antes que en un esquí «clásico». Esta tecnología hace que el esquí sea mucho más manejable en los giros, al tiempo que conserva un agarre perfecto.

El arqueo tradicional

Rocker en la espátula


Botas, bastones, casco... la elección de los accesorios de esquí

¿Ya tienes los esquís? Es el momento de pasar a los otros elementos esenciales del equipo del esquiador. ¿Cuál es el primero? ¡Sin duda, las botas de esquí! Una vez medida la talla del pie, saca la plantilla y pon el pie del niño encima. 1 cm de margen es lo máximo para asegurar una buena sujeción.

En cuanto a los bastones de esquí, elige un modelo telescópico: Te evitará tener que comprar unos nuevos cada año... Por lo que se refiere al ajuste, es muy sencillo: dale la vuelta al bastón y coloca la mano del niño bajo la arandela. El codo tiene que formar un ángulo recto. Si el ángulo es más grande, el bastón es demasiado pequeño.


En las pistas: ¡la seguridad ante todo!

A veces lo olvidamos, pero la fijación tiene una importancia fundamental. Ella es la que va a mantener la bota sobre el esquí y la que la dejará suelta en caso de caída. Así que el ajuste debe dejarse en manos de un profesional, para una mayor seguridad del aprendiz de esquiador.

El casco también es imprescindible en las pistas de esquí. Haz que el niño se lo pruebe al mismo tiempo que las gafas, porque son dos accesorios que se usan juntos. ¿Quieres que esquíe más protegido? Ponle una protección dorsal.

James DE SAINT JULIEN (ES)
Jefe de producto
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
HAUT DE PAGE