Comment choisir ses chaussures de ski WEDZE

Elegir bien las botas de esquí

(137)

¡Las botas de esquí son importantísimas! Garantizan la comodidad del esquiador, deben sujetar los pies y los tobillos durante toda la sesión de deslizamiento, y transmitir a los esquís los impulsos del rider; por ello, es fundamental tomarse el tiempo necesario para elegirlas correctamente.

Es un elemento que determina el éxito de una sesión de esquí: unas botas no adaptadas son un auténtico calvario, e impiden que el esquiador disfrute plenamente de los placeres del esquí...

Las botas de esquí tienen dos objetivos:

- asegurar la transmisión de los apoyos a los esquís,

- ser cómodas, aislar del frío y calentar los pies.



El nivel de práctica

La elección de las botas depende del nivel de práctica del esquiador: según el control que tengamos de la disciplina, necesitaremos unas botas que tengan un grado de rigidez específico para responder a las distintas necesidades.



El grado de rigidez de las botas se mide mediante un índice llamado Flex.

Cuanto menor sea el Flex, más flexibles serán las botas. Y cuanto mayor sea, más rígidas serán las botas y más precisión y mejor control de la trayectoria aportarán al esquiador experto.



Hay que ir con cuidado para no elegir un Flex no adaptado a nuestro nivel: si es demasiado elevado, reducirá las sensaciones; si es demasiado bajo, limitará los apoyos.



Descubre más abajo las recomendaciones sobre el índice Flex en función del nivel:

El truco de Wed’ze

Un esquiador pesado y potente debe elegir un flex mayor que el recomendado para su nivel.


¿Cómo saber nuestra talla?

Una vez determinado el Flex, nos queda un paso esencial: saber la talla.

La talla de las botas de esquí se mide en Mondopoint: esta unidad corresponde simplemente a la longitud del pie en centímetros.

Puedes encontrar rápidamente tu talla Mondopoint gracias a la tabla de conversión:

El truco de Wed’ze

Nunca hay que coger una talla más para evitar que las botas aprieten, ya que el pie no estaría correctamente sujeto.


Probarse unas botas de esquí

Cuando te pruebes unas botas de esquí, hay varios factores a tener en cuenta:

- el pie tiene que quedar bien sujeto, sobre todo en la zona del metatarso y el talón,

- los dedos tienen que poder moverse libremente.

Si notas cierta incomodidad al probarte las botas, lo más probable es que te hagan daño una vez en las pistas. Así que hay que ir con cuidado y no pasar por alto ninguna posible zona de presión que cause dolor durante la prueba, sobre todo en los maléolos (las partes que sobresalen en el tobillo).

Importante: el botín pierde entre un 30 y un 40% de su volumen a partir de los 10 primeros días de esquí. Por lo tanto, vale más no elegir unas botas demasiado anchas en las que el pie se mueva, porque este fenómeno se acentuará con los días...

Probarse las botas, paso a paso

  • Ponte los calcetines que uses para esquiar. No sirve de nada ponerse dos pares uno encima del otro, ya que cortarían la circulación sanguínea.

  • Afloja los ganchos y ponte la bota de pie, cerrando los ganchos en las primeras muescas. Ajustar el strap después de cerrar los dos ganchos de abajo te ayudará a cerrar los dos de arriba.

    Importante: al probarte las botas en la tienda, lo más habitual es que el pie esté dilatado debido a que la temperatura es más alta que en el exterior. Si consigues que los ganchos lleguen hasta la última muesca de cierre, es que la bota es demasiado ancha para el pie, así que tienes que elegir una carcasa pensada para pies más finos.

  • Al ponerte de pie y bien recto, los dedos deben tocar ligeramente la punta interior de la bota.

    Atención: si no tocan para nada la punta delantera de la bota, hay que coger una talla menos.

  • Al ponerte en cuclillas, las tibias se apoyan en la lengüeta y los dedos tienen que recular ligeramente y dejar de tocar la punta interior de la bota. Con las botas cerradas y de rodillas, el talón no debe despegarse de la plantilla.

    Atención: si los dedos siguen tocando la punta de la bota, coge una talla más.

  • Camina con las botas puestas, controlando que el talón no se separe.

    Importante: es normal notar una ligera incomodidad debido a la rigidez de las botas.

 

El truco de Wed’ze

¡Cuidado con los calcetines! Si son demasiado gruesos, comprimen los pies dentro de la bota y cortan la circulación sanguínea, produciendo el efecto contrario al deseado: una sensación de frío..

James DE SAINT JULIEN (ES)
Jefe de producto
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
Consejos de Wed'ze
Bien entretenir ses skis WEDZE

(6)
Consejos de Wed'ze
Comment choisir ses skis WEDZE

Esquiador principiante, avanzado o experto... ¡a cada uno le corresponden sus propios esquís!

(412)
HAUT DE PAGE