¿Cómo conseguir que a los niños les guste el esquí?

(12)

Todos lo sabemos, a veces es complicado esquiar con los niños. Michael, jefe de productos textiles infantiles comparte con nosotros su visión y su experiencia del esquí en familia. ¡Unos consejos que no puedes perderte antes de salir de vacaciones!

 

Hola, Michael, venga, preséntanos a tus hijos.

Tengo 3 hijos: Elona, la mayor, tiene 14 años. Inaya 10 años y el más pequeño, Niels, 4 años.

 

¿A partir de qué edad te los llevaste contigo a las pistas y cómo fueron esas primeras salidas?

Los niños se iniciaron realmente en el esquí a los 3 o 4 años con unos esquís infantiles adaptados a su físico. El invierno anterior simplemente probamos y descubrimos la sensación de deslizarse con los esquís USKI. Según mi experiencia de padre, antes de los tres años los niños pierden el interés enseguida y no es fácil mantenerlos sobre los esquís. Hay algunas excepciones, por supuesto, pero en general no están lo suficientemente desarrollados a nivel psicomotor para disfrutar de esta actividad.

 

¿Qué es lo que más les gusta del mundo del esquí?

 

Niels, por ejemplo, ha querido hacer lo mismo que los mayores e imitar lo que hacían su madre, su padre y sus hermanas. ¡Ha sido una buena motivación para iniciarse en el esquí! Lo más habitual es que la nieve sea un elemento mágico para ellos, un universo muy divertido, relacionado con las vacaciones, que los niños pueden descubrir muy pronto. Jugar en la nieve es la actividad preferida de los niños. Descubrir el deslizamiento, muchas veces con el trineo, es una buena puerta de entrada para luego dirigirse al aprendizaje del esquí o del snowboard.

 

 

¿Qué has hecho para que aprendan? (¿Los has llevado a un monitor o les has enseñado tú mismo?)

Como muchos otros padres, pensé que podría enseñarles a esquiar yo mismo... ¡grave error! El monitor de la ESF (Escuela de esquí francesa) consiguió en hora y media lo que yo no había conseguido en una semana. Ya se sabe, "zapatero a tus zapatos". De todos modos, por supuesto que uno mismo, a veces, puede enseñar a esquiar a sus hijos. Aunque vayáis a esquiar una semana, recomiendo que los niños hagan algunas horas con un monitor de esquí. Ya veréis que el niño progresa más rápidamente y luego podréis disfrutar de las pistas con él.

 

 

¿Cuáles son las dificultades más habituales que se encuentran los niños?

 

El material y la ropa suponen una gran dificultad para los más pequeños. Las botas de esquí son demasiado rígidas, la chaqueta y el pantalón demasiado voluminosos, el casco demasiado pesado, la máscara no está adaptada a la forma de su cara, los guantes son difíciles de poner... y los niños acaban dependiendo de los adultos. Por ello, en Wed’ze trabajamos todos estos elementos. Todos los jefes de producto innovan y trabajan todos los productos para liberar a los niños, darles una mayor independencia y permitirles que se concentren en una sola cosa: aprender a esquiar o a hacer snowboard.

 

 

A pesar de la diferencia de edad, ¿conseguís esquiar juntos? Y si lo hacéis, ¿cómo lo has conseguido?

Aún no. El invierno pasado, Niels todavía no podía seguir a sus hermanas. Dejamos que progresara a su ritmo en el espacio acondicionado para los niños. Este invierno, creo que ya podrá esquiar en pistas adaptadas a su nivel, ¡así que tenemos buenos momentos en perspectiva!

 

 


Cuando parece que se ponen nerviosos o que no lo consiguen, ¿qué actitud adoptas?

Al final, es bastante habitual que los niños se alteren, ¡mira las pistas de esquí! Cada padre conoce a su hijo y actúa en consecuencia. No se pueden dar consejos válidos sobre esta cuestión. En mi caso, cuando uno de mis hijos se pone nervioso, trato de poner las cosas en su sitio: "estamos aquí para divertirnos, para disfrutar, y no para alterarnos o hacernos daño". La mejor actitud es quitarle toda la presión al niño y armarse de paciencia.

 

 

Para mí, una jornada de esquí tiene que ser una jornada compartida y divertida, un buen momento en familia. Ni número de pista programado, ni horario fijado, una buena pausa para comer algo a mediodía, contemplación máxima del panorama, relajarse y estar todos de buen humor. Ah, lo olvidaba, pausa para una selfie cada 5 minutos para la mayor ;)

 

Esta es mi visión del esquí en familia y cada uno es libre de entender el esquí y el snowboard en familia como prefiera. No es ni una regla ni un buen consejo, solo una experiencia de padre que comparto con vosotros.

 

¡Felices vacaciones en la nieve a todos!

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Puntuar
HAUT DE PAGE